Parece que cada vez está más cerca la boda de Jennifer Lopez y Alex Rodriguez aunque no han desvelado todavía la fecha. El pasado fin de semana la pareja celebró su fiesta de compromiso en la casa de la veterana cantante Carole Bayer Sager en Los Ángeles (California). Horas después la artista y el empresario difundieron las imágenes del evento a través de las redes sociales.

Rodriguez, quien le pidió matrimonio a JLo durante una escapada romántica a las Bahamas en marzo pasado  tras más de dos años de citas, publicó una foto de la radiante pareja en su Instagram subtitulándola con: «¡Qué gran celebración! con familiares y amigos cercanos anoche».

En sus stories, también publicó algunas fotos con las hijas de la pareja: Emme, de Jlo de su matrimonio anterior con Marc Anthony, y Ella, la hija menor de ARod con su exesposa, Cynthia Scurtis. Otra instantánea muestra a los cuatro juntos con el mensaje: «Noche de diversión con la familia».

La cantante se ha casado hasta en tres ocasiones. Las dos primeras, con el escritor cubano Ojani Noa en 1997 y con el bailarín Chris Judd cuatro años después, no superaron el año de vida. La más duradera llegaría en 2004, cuando contrajo matrimonio con el cantante Marc Anthony. Fruto de su relación, que acabó en 2011, nacieron sus dos hijos: los gemelos Emme y Maximilian.

Alex Rodríguez estuvo casado entre 2002 y 2008 con la psicóloga Cynthia Scurtis, madre de sus dos hijas, Natasha y Ella. El divorcio llegó tras saberse que él le había sido infiel con una bailarina de Las Vegas y publicarse otras relaciones extramatrimoniales. En los años sucesivos, el exjugador de béisbol salió con las actrices Kate Hudson y Cameron Diaz y se le relacionó con Madonna y Demi Moore.

Estos están siendo unos días especiales para JLo. Primero desfiló para Versace, luego se supo que va a actuar en el descanso de la Super Bowll 2020 junto a Shakira y ahora esta fiesta de ocmpromiso.

Recién cumplidos los 50 JLo vive un gran momento personal y artístico con 40 millones de álbumes vendidos, más de mil millones de euros recaudados a lo largo de su filmografía, casi cien millones de seguidores en Instagram y hasta un récord Guinness. Su trayectoria e influencia, pionera e imprescindible en el mundo latino, ha sido reconocida en el último año y medio con el premio Vanguard de la cadena MTV, el Fashion Icon que concede el CFDA (Consejo de Diseñadores de Moda de América) y un puesto en la lista de las 100 personas más influyentes de 2018 que elabora la revista Time

Alex Rodriguez es mucho más que la pareja de Jennifer Lopez. Tras triunfar en el deporte, logró dar el salto al mundo de los negocios y la televisión con un éxito poco usual entre sus compañeros de profesión.

Durante su carrera deportiva, se convirtió en el Cristiano Ronaldo del béisbol. Y no solo por ser el mejor pagado de su liga. Pasó por los grandes equipos, como los Yankees de Nueva York y los Rangers de Texas, y se hizo tan popular que logró un cariñoso mote deportivo: A-Rod. Pero su talento venía acompañado de un ego que también copaba los titulares de los medios especializados. Su temperamento en el campo de juego llenó de críticas su carrera.

A pesar de las polémicas, las cifras confirman una brillante trayectoria que no terminó precisamente en lo más alto. En 2014, reconoció haberse dopado tras su fichaje con los Yankees de Nueva York en una reunión con la Agencia para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, en sus siglas en inglés). Lo hizo bajo juramento, a cambio de inmunidad y en presencia de su abogado ante agentes federales. El objetivo principal de la investigación era el falso médico Anthony Bosch, el hombre que supuestamente le suministraba las drogas a él y a otros jugadores.

El escándalo y las lesiones hicieron que participara en su último partido profesional antes de lo esperado, en agosto de 2016, cuando todavía tenía contrato vigente. Desde entonces, se ha dedicado a construir una fructífera carrera televisiva como comentarista deportivo para Fox y ESPN y ha participado en varios reality shows. Entre ellos, el concurso de emprendedores Shark Tank (Negociando con tiburones).

Además de sus ingresos televisivos y publicitarios (es embajador de Ralph Lauren) y sus jugosos contratos como jugador, algunos superaron los 300 millones de euros, Rodriguez ha amasado una fortuna invirtiendo en ladrillo y en una cadena de gimnasios. Aconsejado por su amigo y mentor Warren Buffett, ha construido un imperio con su compañía A-ROD Corp.